31 agosto, 2008

10 - Música, una libreta, y blancas páginas

Son mis necesidades de escritor: un poco de música para entrar en situación; una libretita de esas de propaganda, para anotar cosillas; y unas paginas, reales o virtuales, en las que intentar transmitir mediante el uso de palabras, ordenadas de forma coordenada y coherente, todo aquello que tengo encerrado en mi cabeza y ardo en deseos de contar.

La música que casi siempre utilizo suele ser instrumental; sin voces (porque si no, me pongo a cantar y acabo escribiendo la canción). Generalmente oigo los soundtracks (bandas sonoras) de las películas, pero también echo mano de música de videojuegos o trailers.
Pienso que los tralires son, a veces, mucho mejor que las películas en si. Lo digo porque, además de que en él se resume la película mediante las mejores imágenes (no siempre), la música y el conjunto de videos hacen que se ponga uno a cien por hora con lo que respecta a lo visual de lo presentado.

Lo de las libretas, para mí, es todo un lío. Solo soy capaz de utilizar libretas de propaganda para anotar las cientos de ideas, frases, o palabras (con y sin sentido).
Como conté anteriormente, mi hermano me regaló una libreta muy mona y cara (tipo pijo) para que anotara ideas sobre el libro o relatos que escribo. Lamentablemente, soy incapaz de escribir algo en esa libreta. Solo he escrito unas cuantas frases, y me lo tuve que pensar mucho antes de poner la punta del bolígrafo sobre el papel; debía escribir lo mínimo y de manera exacta. Una locura.
Echando un vistazo a la primera libreta que tuve (una malilla), siento que mancho el papel con mis tonterías, y que no puedo usar una libreta así de pija para escribir idas de olla. Así que, cogiendo prestada la idea de un escritor, (Javier Araguz), utilizaré la divina libreta para que la gente escriba lo que desee: una firma, una frase, un chiste, etc. Sería como una especie agenda de firmas. Una buena y original idea, creo yo.

Las blancas páginas es lo de siempre: contemplarlas produce inactividad. El único remedio factible que he encontrado, es desconectar cada cierto tiempo del proyecto literario que escribo. Es un tiempo en el que renuevo ideas, y me vienen otras nuevas. La única pega es que así tardaré más en finalizar y completar mi libro; Mi sueño y deseo, en realidad.

3 comentarios:

Sechat dijo...

Mirando en blogger gente que comparta mi afición por leer y escribir me he encontrado tu mundo. He de decir que me ha sorprendido gratamente, la estética está muy trabajada y el foro muy completo. Si te gusta escribir quizá pueda parecerte interesante la web: www.elcuentacuentos.com. Un saludo.

Javier dijo...

si,musica,papel en blanco y un portaminas(me he vuelto un pijo,ya no se usar un lápiz xD)...con eso soy feliz ^^.

No te ralles,y si necesitas descansar descansa;sabes que no he escrito casi nunca pero esque esto sirve para todo:no fuerces,si tiene que salir saldrá.Aprovecha que aún no tienes un editor toca huevos que te pone fechas de plazo ^^.
Por cierto,cada canción nueva que metes en la lista es un puntazo más o_O;la del final X del final,de cuando petan los eones y salen las almas por el cielo...dime el título o_O xD

Ale,a cuidarseee!
BDC

John Anthony dijo...

Sechat, me alegra que te guste el blog. Que bien que aparezcan nuevos visitantes. Gracias por pasarte.

Javier, yo hago eso de no forzarme, pero después de leer que muchos escritores dedican gran tiempo diario a sus libros, pues me pregunto que hacer. Pero bueno, cada uno tiene su método. A mi me sirve el dejar reposar el librito, y así seguiré hasta que venga, como dices, "un editor toca huevos que te pone fechas de plazo". Y así es, si tengo miedo a publicar puede ser por eso, porque para alguien que no esta acostumbrado a este mundo editorial, le debe costar mucho tener listo el libro dentro de los plazos.
Pero como por ahora no hay ná de ná, pues a disfrutar de mis propios plazos, osea: ninguno.

La canción del final de FFX es "Ending Theme". Tengo los cuatro cd's del soundtrack (banda sonora) del FFX y XII. Al escuchar cada uno se nota una diferencia abismal, se nota el cambio de compositor.

Cuidémonos todos.
Chao