23 diciembre, 2007

Reflexión Escrita

· El Alma

Esto que ahora contaré, lo conocí mientras un efímero suspiro de paz vivía en mi imaginación:
Desde antaño es conocido por todos, que la materia tiene alma. Y el alma de la materia que constituye y compone cuerpos, objetos y demás cosas, designa sus magnas características.

El tiempo otorga a las almas experiencias y vivencias que hacen vislumbrar entre las sombras de la humanidad, un atisbo de esperanza para que esas almas que brillan y destacan, deslumbren a la maldad y consigan que las guerras y las armas caigan al abismo del tiempo ya pasado, para no volver nunca más. Desgraciadamente, todo lo que existe, ya sea real o irreal, concreto o abstracto, es útil en este mundo para bien o para mal.

Nunca habrá paz sin haber existido una guerra, pero si debería haber una paz eterna después de tantas guerras.

Al menos, nos queda la esperanza ofrecida por las almas que intentan cambiar este mundo, desde el más sucio agujero, o la más dorada casa.

Si todo ser de este mundo o del que exista mas allá del sistema solar, conspiramos para soñar con la paz y la libertad, algún día se hará realidad por siempre jamás.
Fin.

Por J. A. Velázquez Postigo ©

3 comentarios:

John Anthony dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
IssisGabriel dijo...

JOHN Y QUE OCULTES ESTE TALENTO... ESO TIENE DELITO.

IssisGabriel dijo...

DELITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO